CCP-SIPA, como segunda fuerza sindical en Airbus España, plantea medidas para asegurar el futuro de la compañía en nuestro país

Publicado en Notas de Prensa

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
24/07/2020.- Tras las manifestaciones de ayer de los trabajadores de Airbus, el Sindicato Independiente de Profesionales Aeronáuticos, integrado en Confederación de Cuadros y Profesionales (CCP-SIPA), y como segunda fuerza sindical de Airbus en España, se ha puesto en contacto con los CEOs de la empresa, en concreto con el director ejecutivo, Guillaume Faury, para preguntarle cuál es el motivo de que se penalice más en España a la compañía, en donde el número de despidos anunciados por la dirección de Airbus es del 27% de los empleados, frente al 15% de los que se han comunicado en Francia y Alemania en la división comercial. 
 
Según CCP-SIPA, una situación incomprensible si se tiene en cuenta que Airbus en España es de las pocas en el mundo con capacidad de diseño y fabricación de aviones completos. Entre los productos desarrollados en nuestro país, CCP-SIPA destaca los C-101, entrenadores básicos de pilotos del Ejército del Aire y las aeronaves de la Patrulla Águila, así como el desarrollo de los aviones de ayuda humanitaria de carga ligera y mediana, patrulla marítima y misión más vendidos a nivel global con los C-212, CN-235 y C-295,  exportando más de 600 unidades a más de 100 operadores gubernamentales o el A330-MRTT, el avión de re-abastecimiento en vuelo más avanzado del mundo.
 
Airbus es el referente aeroespacial de España, generador de una red industrial de 100.000 puestos de trabajo directos e indirectos, en unos de los pocos sectores de alto valor añadido donde nuestro país es puntero, con carácter exportador y del que el Gobierno español es socio a través de la SEPI.
 
En la carta dirigida a los CEOs de Airbus, CCP-SIPA manifiesta que siendo la pandemia un fenómeno temporal las soluciones no pueden ser estructurales y propone medidas menos traumáticas que los despidos. Entre otras, recomendamos prejubilaciones y ERTEs de larga duración para la división comercial. 
 
En la carta se recuerda el plan estratégico de la empresa de 2009, donde se identificaba las debilidades del modelo de negocio del segmento comercial, vulnerable ante las crisis como se ha vuelto a demostrar. La solución que se propuso fue la de equilibrar los ingresos entre el negocio comercial y el resto de divisiones, menos cíclicas, y entre el negocio de fabricación de aviones y el de servicios ligados a la operación de flota, de altos márgenes y más estables. CCP-SIPA considera que esta estrategia se debe volver a retomar con urgencia.
 
 El sindicato manifiesta que las decisiones de la dirección internacional están provocando que seamos menos competitivos para nuestros clientes tradicionales con la consecuente caída de ventas de exportación y la necesidad de volver a solicitar ayudas nacionales. 
 
En este sentido CCP-SIPA vuelve también a dirigirse a los estamentos de nuestro país manifestando la necesidad de que el Gobierno lidere, sin dilaciones, un plan industrial y que el sector aeroespacial y aeronáutico forme parte de la estrategia de futuro en nuestro país, asegurando que la carga de trabajo se quede en España. 
 
Para consolidar las capacidades en nuestro país, CCP-SIPA pide al Gobierno finalización de la oferta para desarrollar y fabricar el sustituto del C-101, así como el desarrollo de un avión de misión basado en el A320, la finalización de la oferta de España y Colombia para fabricar los drones SiRTAP a partir del ya existente ATLANTE  (Avión Táctico de Largo Alcance No Tripulado Español) de Airbus España, todo en territorio nacional.
 
Por último, ya que en los últimos años hemos asistido a la desaparición de nombres españoles dentro de la jerarquía de la empresa,  CCP-SIPA reivindica que España vuelva a tener representación en el Comité Ejecutivo de la empresa y en niveles inferiores con figuras de reconocido prestigio y con autoridad para la defensa de su industria aeronáutica española.  La práctica habitual de la multinacional ha sido la destitución fulminante de los directivos autóctonos que han intentado defender el camino que tantos éxitos nos han traído. Por tanto, para poder salvaguardar nuestro futuro, CCP-SIPA pide volver a tener más españoles en puestos ejecutivos estratégicos.  
 
CCP-SIPA, termina haciendo la siguiente reflexión: “Las generaciones futuras se merecen poder quedarse en su país a desarrollar su talento.  La reciente pandemia ha demostrado que el disponer de un mínimo de independencia del exterior y la capacidad de producción propia han sido claves para salvar vidas humanas en los países afectados. Airbus es vital para la soberanía y autonomía de un país como España, que no puede permitirse el lujo de perder”. 

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar