8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Publicado en Notas de Prensa

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (1 Vote)

COMUNICADO DE CCP POR EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA

6/03/2015.- Este domingo marca el 40 aniversario del Día Internacional de la Mujer, celebrado por la ONU, por primera vez, el 8 de marzo de 1975, y cuyo origen indiscutible fue el encuentro celebrado el 19 de marzo de 1911, en varios países de Europa, donde más de un millón de mujeres hicieron saber al mundo su lucha por el derecho al voto femenino, a la ocupación de cargos públicos, a la formación profesional, al trabajo, y a la no discriminación por el mero hecho de ser mujer.

No sería justo negar que la situación de la mujer ha evolucionado de manera acelerada desde aquel 19 de marzo de 1911; sin embargo, tampoco podemos olvidar que, un siglo después, aun hay objetivos que no se han logrado, como la igualdad real y efectiva de la mujer y el hombre en el trabajo. Los datos, en este sentido, son contundentes:

-Las mujeres tienen que trabajar 79 días más al año que un hombre para terminar cobrando lo mismo. (Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2014, publicada por el INE).

-La brecha salarial crece, al ganar las mujeres 5.745 € menos que los hombres, al año, a pesar de que las mujeres obtienen mejores resultados académicos que los hombres en la escuela y la universidad. (Informe “Cómo combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres en la UE”. publicado por la Comisión Europea en 2014).

-Más de 10.000 mujeres abandonaron definitivamente el mercado laboral en 2014 a pesar de que representan el 60% de los licenciados universitarios. (Datos publicados por la EPA 2014).

-Las mujeres consejeras del IBEX solo son un 15%, lejos del 40% que fijaba la ley de Igualdad y por debajo de la media de la UE. (Estudio publicado en 2014 por la Federación de Estudios de Economía Aplicada).

- La presencia de las mujeres ha avanzado más en los países que han adoptado leyes de cuotas obligatorias como Francia, Holanda e Italia. En el caso de España, donde la ley no incluye sanciones, solo recomendaciones, el progreso de octubre de 2010 a abril de 2014 ha estado por debajo de la media comunitaria. (Informe “Promoting Women In Management”, publicado por la CEC en octubre de 2014).

- La tasa de paro femenino se sitúa en el 24,74%, casi 2 puntos por encima del paro masculino. (Datos publicados por la EPA 2014).

-Aumenta el empleo a tiempo parcial femenino mientras que se reduce el masculino (78.300 mujeres más en 2014 frente a 12.300 hombres menos) y ya son más de 2.090.000 mujeres frente apenas 730.000 hombres. (Datos publicados por la EPA 2014).

Es evidente que las medidas de austeridad, las regresivas reformas laborales, la ausencia de políticas de igualdad y la falta de vigilancia del cumplimiento de la Ley, han sido factores potenciales determinantes en el aumento de la desigualdad entre hombres y mujeres. Sin embargo, los factores culturales siguen conformando el sustrato del problema. Las tradiciones y los roles de género determinan el papel que mujeres y hombres desem¬peñan en la sociedad. El rol de la mujer como responsable única del cuidado de la familia y del hogar ha coartado, en la práctica, las aspiraciones laborales de muchas trabajadoras. Las mujeres trabajadoras siguen sufriendo en mayor medida el fenómeno de la “doble jornada” –ya que trabajan dentro y fuera de la casa- mientras que son pocos los hombres que se acogen a una baja parental o trabajan a tiempo parcial.

La discriminación que sufren las mujeres en el ámbito laboral demuestra que la división sexual del trabajo sigue siendo una lacra en la sociedad española, y por esa razón, cualquier política o medida que pretenda reducir la brecha de género sin tener en cuenta la corresponsabilidad en la vida laboral y familiar estará condenada al fracaso. La igualdad de género no se consigue con eslóganes ni con leyes simbólicas. O estamos juntos, hombres y mujeres, en esta lucha, o estamos vencidos, porque el destino de nuestra sociedad y el futuro de nuestras familias, se juega en esta batalla por la igualdad.

Desde Confederación de Cuadros y Profesionales (CCP) consideramos que si queremos conseguir la plena igualdad, los hombres han de asumir su parte en el trabajo doméstico y de cuidados, para lo que es necesario, además de un cambio cultural, que el Estado garantice legalmente la igualación de los permisos de maternidad y paternidad, construya un verdadero sistema de atención a la dependencia y extienda la educación pública al periodo de 0 a 3 años.

Aprovechemos este Día Internacional para continuar avanzando hacia adelante y no hacia atrás, en la consecución de la igualdad, de hecho y de derecho, entre mujeres y hombres.

En palabras de José Mújica, “La lucha que se pierde es la que se abandona”. Por ello, debemos no ser conformistas y recordar que, pesar de los importantes logros alcanzados, queda mucho camino por recorrer, hasta que lleguemos, por fin, al momento en que ya no haga falta dedicar un día al año para denunciar las discriminaciones y reivindicar la igualdad real y total entre hombres y mujeres.

Mª José Fraile

Secretaría de Igualdad y Conciliación de CCP

Comparte este artículo

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar